publicidades.imagen.bcaf9ea4278e458c.696d6167656e2e676966

Cannabis: el laboratorio de la UNL está analizando muestras

Desde el laboratorio indicaron que son muestras de cannabis que acercan productores artesanales. Buscan subsidios para comenzar a trabajar con plantas y flores.
unl-cannabis-

Banner_Web_Camilo_2021

El pasado lunes 7 de junio de 2020, el Laboratorio de Control de Calidad de Medicamentos (LCCM) de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL (FBCB) comenzó a prestar el servicio de control de calidad de productos derivados del cannabis para uso medicinal.
En este marco, desde el equipo de profesionales afirman que ya analizaron 47 muestras que fueron acercadas por productores artesanales en su gran mayoría, además de usuarios en necesidad del producto. Están trabajando con productos derivados del cannabis, aunque esperan conseguir los fondos que les permitan conseguir el equipamiento para analizar muestras extraídas directamente de plantas y flores.
UNO dialogó con la directora del LCCM, Mercedes De Zan, a cargo del proyecto, quien manifestó: "Es un servicio abierto a la comunidad para usuarios y productores de productos derivados del cannabis. Estamos recibiendo todo tipo de muestras, como aceites, extractos, tinturas o resinas. Lo que ofrecemos es un análisis del perfil cualicuantitativo del contenido de cannabinoides, identificando qué cannabinoides están presentes y en qué concentración".

Sobre la composición cualitativa De Zan afirmó que "hay una variabilidad increíble, principalmente debido a los distintos procesos de elaboración. La gran mayoría de muestras que se reciben son de productores artesanales y por esto venimos viendo que los productos tienen gran concentración de cannabinoides". Esto no es así en las muestras que mandan usuarios que han comprado el producto por internet o dietéticas, ya que "no tienen casi nada de cannabinoides".

Hasta ahora, el laboratorio recibió 47 muestras que ya fueron analizadas, entregando los informes dentro de los 15 días de recibida la muestra. Sobre el proceso, la especialista enfatizó: "Lo que hacemos es recibir las muestras durante la semana y luego las juntamos todas para analizarlas en una única corrida analítica. Tenemos que sacarle el jugo a cada ensayo porque los reactivos son costosos entonces no lo hacemos de un día para el otro".

Aún no se realizan análisis de muestras extraídas de plantas y flores, aunque desde la universidad se presentó una convocatoria para conseguir subisidios en pos de adquirir lo el equipamiento que se necesita para hacer la extracción a partir de plantas en el LCCM.

En este contexto, el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) está en proceso de fabricar la primera partida de aceite de cannabis y cuando comience a tener listos los productos el control de calidad se realizará en el LCCM de la UNL. "Hace años que nosotros controlamos los ensayos que ellos nos derivan y el control de los productos derivados del cannabis será uno más", afirmó Mercedes De Zan.

Los interesados pueden completar un registro opcional, del que los profesionales se valen "para recabar la mayor información posible en cuanto al origen de la muestra, identificando si la elaboraron ellos, a partir de qué variedad de la planta, de qué parte de la planta, si fue cultivada a cielo abierto o en invernadero, con qué tipo de fertilizantes, etc. El registro está disponible en la página web para completar, no es obligatorio, pero para nosotros es una información valiosa".

publicidades.imagen.98ffbdd222878e47.696d6167656e2e676966

Te puede interesar