Lifschitz realizó un balance de sus cuatro años de gestión

Política 02 de diciembre de 2019 Por
Trazó un balance de lo hecho y reveló que se viene una nueva etapa. “Dejo una provincia mejor que la que recibí”, dijo.
0027662969

Hay silencio en la Delegación Rosario de la Gobernación. En algunas oficinas se ha iniciado la mudanza, el primer vestigio del cambio de ciclo político que comenzará a actuar el 11 de diciembre. El gobernador Miguel Lifschitz luce calmo, dispuesto a colaborar con la gestión de Omar Perotti. Revela que no le gusta ser oposición, que a él le gustar estar gestionando.

La tarde cae pesada sobre la Plaza San Martín, se observa desde los ventanales del principal despacho. El que Lifschitz ocupa desde el 11 de diciembre de 2015. Se le pregunta si tiene ganas de irse o de quedarse en ese lugar. Toma aire y responde: “Las ganas son de terminar bien mi gestión, con el mismo ritmo e intensidad con que la inicié. Con mucho entusiasmo para encarar la etapa que viene, que es distinta, en otro lugar, pero es un nuevo desafío político”.

La salida del poder nunca es bien recibida por los políticos, sea cual fuere la extracción ideológica o la pertenencia sectorial. Por eso, el gobernador mira hacia adelante, imaginando que el Frente Progresista “va a jugar un papel muy importante en la etapa que viene, en los próximos cuatro años, en las ciudades más importantes de la provincia y en la Legislatura, que es el lugar en el que me puso la voluntad popular. Estoy terminando tranquilo, conforme. Cumplí con la palabra empeñada”.

—Usted se va con un alto índice de imagen positiva, pero le tiene que poner la banda y el bastón a un opositor, a un peronista. No es muy común. ¿Qué pasó para que esto fuese así?

—Es común que los gobernadores de Santa Fe, después de cuatro años le pongan la banda y el bastón a otro. La Constitución impide la reelección. De modo que es usual que un gobernador exitoso le traslade los atributos a otro. A veces hubo continuidad y ahora hay cambio de signo político. En este caso, yo le pongo la banda a un nuevo gobernador, pero también es cierto que tengo que asumir una responsabilidad muy importante en la Legislatura. Así como la sociedad votó a Perotti para ser gobernador, me votó a mí para conducir un bloque de 28 legisladores. Es el contrapeso que los santafesinos eligieron el 16 de junio pasado cuando votaron: gobiernos locales mayoritariamente del Frente, una Legislatura también del Frente y un gobierno del justicialismo.

—Si pudiera volver el tiempo hacia atrás, ¿qué cosas de las que hizo cambiaría, y qué cosas de las que no hizo, haría?

—De todo lo que hecho desde 2015, no me arrepiento de nada. No puedo decir que algo estuvo mal hecho. No tengo nada de qué arrepentirme. En general, la valoración es positiva en todos los ámbitos. La educación es mejor que la que había, la salud pública igual, hay obras en todas partes, la Justicia santafesina es mejor que antes, la policía, aun con todas sus falencias, es mejor que la que había. Y a eso lo puedo repetir en todos los ámbitos. Siempre hubiese querido hacer un poco más, pero el contexto no nos ayudó. El gobierno nacional no nos ayudó en nada. En vez de acompañar a Santa Fe de una manera presente, se alejó.

—¿No fue errada la estrategia electoral del Frente Progresista? No fueron a una interna a gobernador y, a la vez, perdió el socialismo la ciudad por ir a una competencia

—Es difícil decirlo con el diario del lunes. Yo siempre creí que hubiera sido mejor tener más de un candidato en las primarias a gobernador, eso nos hubiera puesto en mayor igualdad con el peronismo. Nos hubiera permitido representar mejor a un espacio amplio y plural como el Frente. Nos hubiera dado mejores chances.

—¿Perotti recibe una provincia mejor que la que recibió usted?

—Perotti recibe una provincia mucho mejor que la que había 12 años atrás y mucho mejor que la que yo recibí. Cualquier indicador lo demuestra. No hay nada que esté peor que cuando yo asumí el gobierno

.—¿La deuda es manejable?

—Absolutamente. Perotti recibirá una deuda de 625 millones de dólares, que es bajísima. Representa el 3 por ciento del total de la deuda de las provincias, la cuarta parte de la deuda de Córdoba. Está bien distribuida en el tiempo, a pagar dentro de veinte años, no hay vencimientos en los próximos dos años. Y además dejamos una acreencia de más de cien mil millones de pesos, que Santa Fe va a cobrar en los próximos tiempos.

—¿De dónde saca semejante cifra?

—Porque hay un fallo de la Corte, que impondrá un plazo perentorio para que la Nación pague. Si no sale antes de que se vaya Macri, saldrá en los primeros días de Fernández. Eso será un premio que ningún otro gobernador va a tener.

—¿Qué episodio y/o decisión política lo puso más feliz?

—Lo programas sociales. El Plan Abre, Nueva Oportunidad. En un país en el que nadie puede tener resultados positivos de los programas sociales, Santa Fe sí.

—¿Cuál fue el peor momento de los últimos cuatro años?

—La triple fuga, cuando apenas asumimos. Fue un hecho de impacto nacional que nos generó un entredicho y tensión con la Casa Rosada. Rosario Sangra fue una situación dura que nos obligó a replantear cosas. Las inundaciones también fueron un gran problema. Nosotros recién asumíamos y cargamos las culpas de 50 años sin obras hídricas. Hoy la dejamos con obras hídricas que no se habían hecho en décadas. Otro hecho complicado fueron las balaceras contra el Poder Judicial, el año pasado.

—¿Le sorprendieron los cruces entre Javkin y Leone?

—Hay que tranquilizarse. Los que van a asumir, deben internalizar que lo harán con situaciones problemáticas. Todos los que asumimos en algún momento funciones ejecutivas nos hemos enfrentado a problemas. No nos subimos a un auto cero kilómetro, nos subimos a un auto usado que viene con problemas de arrastre. De hace 5 años, 10, 30 años. Es el país que tenemos. Y justamente nos votan para resolver esos problemas, para ir hacia adelante. Hay problemas pero estamos dejando una ciudad impecable, una provincia impecable. Impecable en el sentido de la infraestructura que existe, en las escuelas, hospitales, centros de salud, espacios públicos. Habrá cosas que mejorar, pero no es una ciudad ni una provincia que estén destruidas o atrasadas, todo lo contrario.

—¿Y cómo está Rosario políticamente?

—Se viene una etapa nueva. Cada Intendencia fue distinta al anterior. Y Pablo Javkin seguramente será distinto, tendrá su impronta, la tendrá que construir. No se puede opinar a priori, pero es joven, tiene experiencia. Tiene que demostrar su capacidad de gestión, de afrontar problemas, de generar consensos. Tiene que construir gestión y su futuro político estará atado a eso. Javkin tiene la oportunidad de liderar el espacio progresista en la ciudad, pero para eso debe tener amplitud, sumar, contener, ampliar.

 —¿Está pensando en volver a ser gobernador?

—No en este momento. Ahora estoy pensando en terminar mi gestión. Tengo obras para inaugurar. Me hubiera gustado tener una transición más consensuada, más amigable. Vamos a colaborar después del 11 de diciembre, aunque sea telefónicamente. Voy a estar a disposición del nuevo gobierno. Y mi objetivo a mediano plazo es consolidar el espacio político del Frente, sin liderazgos mesiánicos.

  —¿Se viene una ampliación del Frente Progresista con dirigentes que hoy están en Juntos por el Cambio?

—Hay sectores del radicalismo que están en Cambiemos pero tienen una relación muy directa con nosotros. Tenemos todos vocación de reconstruir al Frente Progresista integrando todos los sectores. Y creo que se pueden sumar dirigentes de otros partidos o sectores políticos. Hay que tener diálogo con dirigentes que pertenecieron al Frente Progresista y constituyeron sus propios partidos, y con grupos locales, como el caso de Ciudad Futura en Rosario.

   —¿Va a ser opositor desde el primer día?

No me gusta ser oposición, la palabra oposición nunca me cerró. Voy a colaborar con la provincia, con los santafesinos y con el gobierno de Perotti. Lo demostramos con el presupuesto: cuando hay racionalidad y se busca el interés general es fácil ponerse de acuerdo.

   —¿Le sorprendió este Perotti crítico?

—A Perotti hay que darle tiempo. No quiero abrir juicio de forma anticipada. Debemos verlo gobernar.

Periódico EL INFORME de Ceres

Edición Digital de EL INFORME de Ceres. Desde 1999 informando al Noroeste de Santa Fe y Sur de Santiago del Estero.

950_x_200_px

Boletín de noticias

16_CeresCiudad_publicar-hasta-el-16nov_350x450

Unica-445X354_servicios_CERESCIUDAD