La provincia de Santa Fe alcanzó el 97% de ocupación en camas críticas y la situación es "hipercrítica"

Esta mañana en el sistema público santafesino quedaban menos de 15 camas libres en terapia, el cuello de botella en la segunda ola del coronavirus. Todas las regiones de Salud están en más del 95% de ocupación. Se intensifica el traslado de pacientes a otras localidades para dar respuesta. Destacan que hasta el momento "nadie murió sin atención", pero advierten que el 60% de los pacientes internados en áreas críticas no se recupera.
covid terapia

"Estamos peor que la semana pasada", advirtió el director provincial del Tercer Nivel de Atención del Ministerio de Salud en la mañana de este miércoles. El doctor Rodrigo Mediavilla confirmó que por primera vez, en lo que va de la pandemia, la provincia alcanzó el 97% de ocupación de camas críticas en el sistema público y dijo que la segunda ola del coronavirus hoy tiene en una situación "hipercrítica" a toda la bota, y ya no solo las regiones de Santa Fe, Rosario y Rafaela como hace algunos días.
 
"Nunca habíamos llegado a tener este porcentaje de ocupación", comentó y recordó que esta es una foto del momento y que ese número es dinámico, pero la preocupante contracara es que la muerte de pacientes críticos de coronavirus es la principal causa de liberación de estas plazas. En total, esta mañana había menos de 15 camas críticas libres en toda la provincia, de las más de 460 que tiene el sistema público santafesino.

A pesar de las ampliaciones en camas que se realizaron en las áreas de Terapia Intensiva de los hospitales -con mayor limitante, que es el personal humano- la región Rafaela alcanzó esta mañana el 100% de ocupación, Santa Fe el 98%, Venado Tuerto -que venía en menos del 80% la semana pasada- el 97%, Rosario el 96%, Reconquista el 95% -aunque el martes estaba al 100% y hoy se desocupó una cama-. "Ya no existe el triángulo hipercrítico de Santa Fe, Rosario y Rafaela, que teníamos hace una semana. La situación crítica es en toda la provincia y necesitamos que la gente nos ayuden", sentenció Mediavilla.

Derivar, la estrategia
En medio de la alta ocupación de camas críticas, la derivación de pacientes a otras localidades de la provincia es la estrategia elegida para que nadie quede sin atención y hubo pacientes que recorrieron entre 200 y 400 kilómetros en los últimos días.

 "Estamos realmente muy preocupados y estamos regionalizando pacientes a todas partes. Ayer mandamos de Oliveros a Santa Fe, de Rosario y Casilda a Venado Tuerto, de Rosario a Las Parejas o a El Trébol. Donde hay una cama va una paciente. Un paciente que se deriva es una vida que se salva", sostuvo el director provincial del Tercer Nivel de Atención. Además recordó que hoy el sistema funciona como uno solo y que son los sanatorios y clínicas privadas quienes también están respondiendo a esta logística que busca hacer camas a pesar del alto nivel de saturación.

 "La situación crítica es en toda la provincia y necesitamos que la gente nos ayuden"

 Pero otro de los planes que tienen las autoridades es recurrir a otras provincias con disponibilidad de camas. Por ahora no fue necesario el traslado de pacientes santafesinos a otras jurisdicciones, pero es una posibilidad. El diálogo del Ministerio de Salud de Santa Fe con Córdoba, y también con el norte de Buenos Aires -aunque allí la situación es igual de compleja-, es "constante" y el sistema está "totalmente aceitado" para activar esta estrategia si se requiere.

"Es una herramienta más, pero ninguna región escapa a las estadísticas y también están afectados por la pandemia. Hay un plan de ayuda mutua y la ministra -Sonia Martorano- está en comunicación con Córdoba. Está hablado con los directores de los hospitales y sabemos que para Santa Fe, San Francisco es una opción y para Rosario Bell Ville o Marcos Juárez, pero aún no lo necesitamos ejecutar", detalló.

La respuesta en medio de la saturación
Ante este panorama, hoy el sistema de salud santafesino está con altos niveles de estrés y saturación en todo sentido, en recursos humanos -que ya no hay- y materiales -que se siguen sumado hasta último momento-. Una historia que refleja esto es la muerte de Lara Arreguiz, la joven de 22 años diabética e insulinodependiente que padecía coronavirus y que esperó una cama recostada en el piso de una guardia de un hospital de la capital.

 A pesar de esta crítica situación de "medicina de emergencia", Mediavilla destaca que hoy la respuesta del sistema "es la mejor que se puede dar" y que "ningún santafesino falleció sin atención" en lo que va de la pandemia. "La película europea no se está dando en Santa Fe. Nadie ha muerto hasta hoy por falta de atención, todos fallecieron producto de la enfermedad en una cama", concluyó.

 "No esperemos que el muerto sea nuestro muerto, hay que cuidarnos"

 Recordó que hoy el 60% de los pacientes en las terapias intensivas no se recupera y muere, una estadística que se incrementó solo un poco en relación a la primera ola de la pandemia en la provincia, pero que hoy impacta en áreas críticas que tiene un promedio de internación de 45 años, con pacientes jóvenes -que permanecen más tiempo internados, dando pelea- y ya no de más de 65 como en un principio.

 “Hoy los médicos estamos tremendamente estresados, pero preparados para la emergencia que estamos viviendo. Necesitamos que nos ayuden. Detrás del guardapolvo blanco no está Dios, hay un médico que se equivoca, que es un ser humano, que está hace un año y medio tensionado. No esperemos que el muerto sea nuestro muerto, hay que cuidarnos. Prevención y nada más", pidió Mediavilla a la población.

publicidades.imagen.98ffbdd222878e47.696d6167656e2e676966

Te puede interesar